¨¿Qué tal si trabajamos en nosotros mismos?¨ con Naty de The Healthy Soul

Me gustaría contarles acerca de mi historia y cómo algo que no pareciera tener relación con el peso, tenía TODO que ver.

Me llamo Natalya Chabria Heilbron, soy mitad de la India y mitad tica. Nací en Costa Rica pero una gran parte de mi vida viví en USA. Soy nutricionista egresada de la UCIMED, sin embargo durante mi carrera siempre luché con mi peso. Nunca estuve con sobrepeso, sin embargo no me gustaba en absoluto lo que veía en el espejo. Todo empezó terminando el colegio, cuando empecé con dietas estrictas para bajar y calzar según yo en “el cuerpo ideal”. Fue como un switch en el cerebro, fue un cambio radical de un día para otro. De no tomar la alimentación en serio, comer lo que fuera, las cantidades que quería, todos los postres que se me antojaban y nunca tener remordimiento, a pasar al otro extremo con dietas estrictas, complejo con cada parte de mi cuerpo, odio hacia mi cuerpo, morirme de hambre entre semana y comer todo lo que no había comido durante la semana el domingo, entre muchas cosas más.

Pasé 8 años de mi vida con trastorno alimenticio. ¿Bajé de peso? Si claro, sin embargo fue al inicio cuando bajé, puesto que nunca había realizado una dieta y tuve un cambio radical en mi alimentación. Con el pasar del tiempo, me fui obsesionando, nunca era suficiente, siempre quería estar más delgada y siempre encontraba algo que odiaba de mi cuerpo. Pasaba frustrada por restringirme todo lo rico, con la intención de bajar de peso. Lo más irónico de todo, es que me alejaba cada vez más de mi meta principal, el cual era llegar a un peso específico. Esto debido a que mi ansiedad solo aumentaba, pasaba más frustrada, con mal humor, muerta de hambre, con obsesión con la comida y el ejercicio, según yo para encajar en lo que la sociedad (redes sociales) dictaba ser la “mujer perfecta”; mi percepción de belleza estaba totalmente errada.

Durante esos años, mi trastorno alimenticio lo acompañaba una muy baja autoestima, cero amor propio, odio a mi misma y querer cambiar cada parte de mi cuerpo

¿En qué momento le di un giro a mis pensamientos? ¿Cómo cambié a quererme más? No ha sido un proceso fácil, aún tengo altibajos como cualquier persona, sin embargo el momento que todo cambió, fue el día que empecé a concentrarme más en cuidarme. No hablo de cuidarme físicamente, sino mentalmente. ¿A qué me refiero con esto? Me refiero a trabajar el problema real, el cual era una baja autoestima, poca confianza en mi misma, minimización constante, cero aceptación de mi cuerpo y mucho auto sabotaje y crítica por no ser como “debería ser”. ¿Cómo logré eso? Primero, saliendo de mi zona de comodidad. Empecé a hacer cosas que me daban miedo, cosas que me fueran demostrando que sí era capaz de lograr lo que quería. Empecé a ayudar a otros (esto genera un nivel de satisfacción inexplicable). Cortar relaciones que no me convenían, relaciones que solo me hundían y me hacían sentir insuficiente. Alejarme de personas que criticaban, borrando cuentas en Instagram de mujeres “perfectas”, cuidando mi vocabulario acerca de mi misma, evitando críticas de mi cuerpo, evitando verme en el espejo y encontrando todo lo que quisiera mejorar, empezar a escribir todas mis cualidades, entre muchas cosas más.

Cosas tan sencillas como esas, fueron cambiando poco a poco mi percepción de mi misma. Fui cambiando los paradigmas que tenía acerca de lo que “debería ser una mujer”, de lo que yo “debería ser y hacer”

Aunque no lo crean, eso fue lo que me ayudó a salirme de mi trastorno alimenticio, el problema NUNCA fue la comida, eran todos los problemas de fondo que venía arrastrando durante años. Con el tiempo, sin darme cuenta, iba bajando el peso que tanto deseaba bajar, se disminuyó la ansiedad, me permitía comerme mis antojos sin remordimiento (siempre con moderación), empecé a tener mejores relaciones de pareja y de amistad, tuve un cambio de humor y de actitud

Es un proceso de todos los días. Recordándome lo valiosa que soy, aplicando la auto compasión, agarrándome cada vez que intento denigrarme con palabras.

Debido a esta experiencia, me certifiqué como Health Coach del Instituto de Integrative Nutrition de Nueva York. Más adelante, me certifiqué en Alimentación Emocional, para ayudar a otras personas a ser su mejor versión, a aceptarse tal como son y lograr las metas que desean alcanzar, desde un lugar del amor y auto compasión y no desde el odio.

-Nota gracias a Naty de The Healthy Soul

Naty es una de las personas por las que me siento más agradecida de haber podido conocer. Con una historia increíble y una determinación por ayudar invaluable. Me ha llenado de inspiración y también de fuerza al verla ser intencional y promover la salud mental y una correcta relación con nuestra comida. ¡Su contenido es para todos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .