Todo lo que he vivido, me hace quien soy

Hablar sobre salud mental es super extenso y a pesar de que se estudie mucho siempre será un tema super vivencial. Esta semana no quiero hablarles desde la salud mental sólo en función de herramientas sino también como un proceso de aceptación. Porque sin importar cuantas herramientas tengamos siempre vamos a necesitar dos cosas, aceptar lo que somos y vivimos, y ser intencionales en hacer cambios según esto.

Este mes les he contado muchísimo de mi y esta publicación es probablemente es de las más personales pero también es de los mensajes más importantes. Las personas que me conocen saben tengo algunas historias o frases que repito muchísimo, como toda una señora. Son perfectas para quienes me arremedan, como mis amigos. Pero aunque suene chistoso lo hago porque debemos aprender a ver las cosas con distinta perspectiva y vivir con ¨aceptación¨ cual sea nuestra circunstancia.

Toda la vida he sido una persona de planes. Mi mama me acompaño toda mi escuela formándome de forma tal que soy un de esas extrañas mezclas de personas creativas sumamente estructuradas, y pues obvio con planes para todo. Si vamos a la playa creanme que hago todas las lista que necesitamos, hago menús semanales, listas del super, listas de pelis por ver, listas de música según mood, planes para el contenido del blog, planes sobre cómo cambiar y hasta planes de cómo quiero vivir mi vida. Y aunque siempre lo he visto como una cualidad super valiosa en mi, también me ha hecho crecer muchísimo enseñandome a ver las cosas con otros ojos.

Soy una persona ansiosa, que ha aprendido a lidiar con esto desde hace bastante tiempo porque como se podrán imaginar mis rasgos ansiosos con mi amor por los planes pueden ser una mala combinación. Hay tres momentos de mi vida en los que he tenido una sensacion de panico, de arrepentirme y dudar de mis decisiones. De querer devolver el tiempo y cambiar cómo vivía mi vida o las decisiones que tome. Donde mi ansiedad se volvió un estado en mi.

La última vez que tuve esa sensación fue hace unas semanas. Un viernes y sábado en la mañana donde sentí el mundo me cayó encima. Donde tenía demasiadas dudas con respecto a todos mis planes para este año. Y no podía pensar, solo sentia dudas con respecto a tantos temas. ¿Que iba a ser del blog? ¿De mis amigos? ¿De mi familia? ¿De mi relación? ¿De mi salud? ¿De mis finanzas? ¿Como no he sido responsable? Todas estas dudas que son perfectamente normales para los momentos que estamos viviendo me concentraron en todos los errores que he cometido y obviamente en todas las decisiones que pude haber tomado mejor. ¿Porque cuando sentimos miedo o dudas sobre el futuro dudamos de nuestro pasado? Y recordé la vez anterior que sentí tal nivel de dudas y rechazo de mi par mi.

Esa misma sensación o incluso una peor la tuve unas semanas después de irme de la casa de mi mama. Con mi ropa, una refri y unos colchones, estaba desesperada por crecer y encontrar mi espacio. Esta necesidad de cambiar mi vida a algo que aunque sabía no iba a ser sencillo, en mi cabeza estaba todo planeado. Recuerdo un dia estar en la sala del apartamento sobre mi único mueble, una mesa y mi mat de yoga. Entrando en pánico y lamentandome por el tiempo perdido, malas decisiones y también por no haber sido más responsable y haber ahorrado para armar un apartamento antes de irme a vivir sola, no podía dejar de pensar. Todo girando en base a una duda. ¿Será que podía hacer esto bien, a pesar de en mi pasado haber tomado tan malas decisiones? Recuerdo llorar y pensar nuevamente en todas las decisiones que soñé por un segundo haber cambiado. Hasta que recordé la primera vez que me sentí así.

Un dia muy tenso para mi , recuerdo ir en el carro camino a casa con mi tia. Fue mi primer año en la universidad donde había tantas cosas sucediendo a mi alrededor que era como un huracán. Tenía esta sensación de yo estar sentada en el centro, viendo todo darme vueltas y cuestionando exactamente porque estaba viviendo todo esto. Recuerdo dudar mi papel en cada cosa y también hablar de como no entendía nada y como me había equivocado tanto. No lograba entender cuando todos mis planes perdieron validez y simplemente nada era como lo esperaba.

A pesar de que siempre me preparaba para lo peor me di cuenta que a lo largo de mi vida en momentos de incertidumbre mi primera reacción siempre es repetir en mi cabeza las veces que me he equivocado y de alguna forma rechazar las cosas como parte de mi realidad. Pero esa primer vez que sentí el mundo encima mi tia me escuchó y después me recordó debo aceptar mis momentos, mis realidades, mis características, mis debilidades y aún más importante mis decisiones. Con una voz tan calmada y llena de seguidad me hizo entender que cada cosa, por más insignificante que sea me ha hecho la persona que soy. Que en lugar de entrar en crisis por mi pasado debería verlo con orgullo y entender que he crecido y que si lo he podido hacer antes no tengo porque fallar aun. ¡Decirlo es más fácil que hacerlo! Así que en ese momento me baje del carro y trate de pensar las cosa de forma diferente aunque en mi cabeza seguía dudando de mi y de mis decisiones.

Más tarde mi tía me envió dos links, de dos videos de dos personas completamente diferentes. Uno es de Lisa Kudrow (soy fan de Friends así que este lo vi primero) y otro de Steve Jobs donde ambos hablaban de cómo todos los sucesos en nuestra vida son perfectos y nos hacen quienes somos hoy. Donde tenemos que seguir nuestro corazón y podemos de alguna forma conectar las historias en un orden de sucesos perfectos. Donde esos eventos más adelante podrán ser nuestra base para decisiones y logros.

Muchos años después ante la misma duda y emoción, esta tercera vez que me llene de dudas cuando logre conectar los puntos y ver como estas vivencias hacen de mi una mejor ¨Paola¨, donde mis decisiones (buenas y malas) me llenan de orgullo y me recuerdan que nuestra vida no es más que un sinnúmero de oportunidades. Donde hoy agradezco cada aspecto de mi y donde puedo decir que soy intencional en cuidar mi mente y todo lo que mi salud mental es. He aprendido que si vivo mi vida sobre la aceptación logro mas, crezco mas y ayudó más.

¡Hoy solo quiero pedirles que cada día se acepten más! Que puedan llenar sus corazones de los sentimientos correctos hacia ustedes y aún más importante puedan llenarse de las cosas correctas para hacer esto. Que aprendamos que cada vivencia nos aporta, porque sin esa primera sensación de caos, la segunda y porque no, la tercera, no estaría acá sentada y compartiendoles sobre el poder de ver las cosas como oportunidades.

Tenemos que aceptar lo que hemos sido, lo que somos y lo que vamos a ser. Porque más adelante será más sencillo ver cómo se conectan los puntos y como nunca dejamos de creer en nosotros mismos.

Pao

Les dejo estos dos vídeos tan inspiradores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .